Elegir el amor por sobre el miedo

‘El amor no quiere ni teme a nada’
Eckhart Tolle

Generalmente decimos que el odio es lo opuesto al amor o la guerra. Pero la verdad es que el miedo es lo opuesto al amor. Las guerras se crean por miedo. Puedes odiar a alguien y aún así amarlo, pero el amor no puede fluir si el miedo está presente. Es fisiológica y psicológicamente imposible. Nuestro sistema estará ocupado con la supervivencia. Alcanzar tu potencial y conectar con las dimensiones espirituales no es posible si se activa nuestra necesidad básica de supervivencia física y se implementan las estrategias de perseverancia. Debido a nuestros condicionamientos humanos sentimos temores de supervivencia que son irracionales a la verdad de nuestra situación. A través de la mente y el sistema nervioso proyectamos respuestas primarias. De tal manera que nuestro modo de supervivencia se activa cuando somos rechazados por una persona amada, o por algo que vemos en las noticias, o por los peores escenarios en nuestras cabezas. Cosas que son parte de la vida en este planeta pero que no son amenazas reales, en tiempo real y, sin embargo, nuestro sistema nervioso puede responder a ellas como si estuviéramos en peligro mortal. Ahí es cuando el amor se apodera de prevalecer. Es entonces cuando comenzamos a buscar agendas personales, y quizás las más cercanas a nosotros. Es entonces cuando olvidamos que somos parte de una familia humana más grande que sobrevive gracias al amor compartido y al cuidado mutuo.

En el diagrama de la jerarquía de necesidades de Meslows, vemos que nuestras necesidades fisiológicas y nuestras necesidades de seguridad deben satisfacerse antes de que podamos recurrir a nuestra necesidad de pertenencia, o la necesidad de autoestima y contribución y nuestra necesidad de autorrealización. Pero debido a que, como seres humanos, fácilmente volvemos a la ilusión de una amenaza física real a través del estrés psicológico, tendemos a funcionar en el espectro inferior de lo que es posible para nosotros, especialmente en momentos como estos, donde lo desconocido es nuestra realidad diaria y la amenaza percibida de ello nos mantiene funcionando con nuestros impulsos más primitivos.

Dicho esto, siento que es imperativo tomar conciencia de estos reflejos en nuestra psique que perciben, exageran y perpetúan las amenazas que no son proporcionales a la realidad de la situación. Y reconocer que este concepto erróneo nos impide permitir que fluya el amor que podría ser el antídoto más profundo para la inestabilidad de nuestro tiempo.

Me doy cuenta de que esto es más fácil de decir, que de hacer en un mundo en el que los medios nos alimentan de miedo todo el día, en el que la sensación de seguridad escasea y en el que el ego corre desenfrenado con pensamientos de temor. Es nuestro trabajo en nombre de la vida, la humanidad y la solidaridad, reconocer este concepto erróneo simplemente por lo que es: la mente temerosa. Y reconocer que en cada momento la elección es simple: hay que elegir entre una mente temerosa y el Amor.

Juntos no pueden existir. Y tan contrario a la intuición como podría ser para un sistema nervioso que está en alerta roja, al mirarlo desde una perspectiva más amplia, debemos estar de acuerdo en que si vamos a sobrevivir como una especie sana, tenemos que cultivar el amor sobre el miedo. Cada vez. El amor es el cuidado del sol que permite que las semillas enterradas en lo profundo de la oscuridad del suelo emerjan y prosperen. No podemos vivir sin eso. Tenemos que elegir.

A la larga, ¿qué será: miedo o amor? Y para hacer realidad esa esperanza a largo plazo tenemos que comenzar aquí, ahora, eligiendo la vida, eligiendo la luz de nuestros corazones en lugar de la oscuridad de nuestros pensamientos. Tenemos que priorizar el amor sobre el miedo al hacer consciente nuestra tendencia involuntaria inconsciente de ser atraídos por la preocupación y el pánico. Esa conciencia nos permitirá ver que aquí y ahora estas ansiedades rara vez son reales, son proyecciones de un futuro que no es nuestro estado actual. Luego podemos elegir. Tenemos que girar hacia la luz. Podemos alimentar al lobo que apoyará nuestra supervivencia y bienestar como familia humana, a la larga. Podemos decir que sí al amor que prevalece en cada momento de nuestra experiencia. Solo tenemos que elegir conscientemente.

Con amor,
Kanika Frings

Cofundadora de DIMA Mallorca, Centro para la Vida Consciente
Consejera holística
Entrenadora de Eneagrama

Menú