Totalidad

Hagas lo que hagas, hazlo con compromiso, en totalidad.

No recuerdo exactamente cuándo aparecieron estas palabras, pero desde que lo hicieron, son un recordatorio constante para mí de permitir. Permitirme experimentar cada emoción, cada conexión, cada desafío, cada momento en su totalidad.

Esto puede ser especialmente complicado con experiencias desagradables o dolorosas. Pasar de sentir tristeza en mi cuerpo a permitirme sumergirme profundamente en mi dolor y, por un momento, permitir que sea total. Tristeza total. El momento de entregarse a la totalidad, de ceder el control, de ceder a lo que está sucediendo en este mismo momento. La totalidad puede transformar la experiencia en meditación, si lo permitimos.

La totalidad es lo contrario a la perfección, no tiene meta, no aspira a ser nada, a convertirse en nada. Siempre que algo se haga o se permita en su totalidad, será la experiencia en si misma lo que lo haga satisfactorio, simplemente porque te permitiste soltar una meta y rendirte al proceso, estando completamente presente.

La totalidad también es muy eficiente. Las emociones que se permiten y se experimentan por completo generalmente no permanecen, no hay necesidad de gastar energía en suprimir, no gastar energía en evitar. Como niños, estamos completamente enfadados un minuto y totalmente felices al siguiente. Emociones extremas, expresadas en totalidad. No hay apego, no queda nada. Simplemente tomamos cada emoción como viene, la experimentamos en totalidad y fluimos.

Desafortunadamente, la supresión de emociones es uno de nuestros principales condicionamientos y las personas que son buenas para reprimir se consideran especialmente amables, generosas, espirituales y pacíficas. No molestar a nadie, no incomodar, no confrontar. Siempre en control.

Las emociones nos impulsan todo el día, ya sea que las experimentemos conscientemente o no.

Las emociones reprimidas cuestan mucha energía y causan mucha confusión. Para que sepamos lo que queremos o necesitamos, primero debemos permitirnos sentir. Indagar profunda y curiosamente en lugar de ceder ante la reacción y nuestro comportamiento entrenado. A menudo actuamos de manera contradictoria con cómo nos sentimos y esta es a menudo la raíz de la confusión, el conflicto y la desconfianza.

Si somos totales, estamos presentes, alertas, curiosos, abiertos y sentimos. Permitirnos sentir encontrar el espacio para esta experiencia de totalidad. Hay tanto miedo en torno a las emociones, la tristeza puede parecer interminable y conducir a la depresión, la alegría puede sentirse infundada y conducir a un estado de éxtasis y dicha sin sentido.

La totalidad es esencialmente dejar ir la mente y es estimulante. También tiene un factor algo aterrados, ya que literalmente “pierdes la cabeza” y ¿quién sabe si alguna vez vuelve?

¿Con qué frecuencia has estado al borde del dolor y la tristeza, qué tan cerca has estado perdido en un dolor interminable antes de salir de esa sensación?
¿Qué tan alto te has permitido volar, qué tan atrás has dejado tu terreno de conocimiento y propiedad? ¿Has sentido, te has permitido experimentar una sensación de éxtasis?

Depende de cada uno de nosotros saber hasta dónde podemos llegar para asegurarnos de que luego podemos volver, si eso es lo que queremos. ¿Cuán profundamente quieres sentir, cuánta verdad puedes creer y cuán intenso es tu anhelo de vivir tu yo auténtico? ¿Cuánto riesgo estás dispuesto a correr?

Puede ser bueno practicar la totalidad en un lugar seguro, una ceremonia, un grupo, una clase de yoga, un baile, en algún lugar donde te sientas protegido y guiado.

Con amor,
Charu Eliza Hermsdorf

Co-Fundador de DIMA Mallorca, Un Centro para la Vida Consciente
Mediador y consejero de conflictos en MediateBerlin
www.mediateberlin.com

Menú