Yoga mental: cómo desarrollar flexibilidad psicológica y estirar nuestros músculos emocionales

• Aceptación. El dolor, la tristeza, la ira, el arrepentimiento forman parte de la vida. Aceptar emociones y experiencias negativas, en lugar de tratar de controlarlas o eliminarlas, es una forma más sana de abordar las complejidades de la vida humana y establecer una buena base desde la cual tomar mejores decisiones. La aceptación rompe el círculo vicioso de tener ansiedad sobre el hecho que te la está provocando.

• Curiosidad. Una mente curiosa te permite observar reacciones negativas sin emitir un juicio y ver qué puedes aprender de ellas. La curiosidad involucra tu sentido de la lógica e inhibe las reacciones emocionales “viscerales”, lo que te permite aprender de estas situaciones e identificar pasos a seguir que te guiarán hacia tus objetivos.

• Compromiso. Una vez que tu mente se libera de la lucha que proviene de resistir o estresar los estados emocionales, es más fácil comprometerse con las acciones o conductas correctas que te conducen a las cosas que más valoras.

Como con cualquier práctica, el yoga mental requiere dedicación de tiempo, un compromiso con uno mismo. La flexibilidad que aprendemos a través de esta práctica nos da la capacidad de dejar fluir, de movernos libre y fácilmente a través de nuestras vidas para poder trabajar hacia nuestro destino.

Una vez escuché cómo debemos aprender a controlar nuestras mentes, para que la mente trabaje para nosotros y no nos convirtamos en esclavos de nuestros pensamientos… cómo entender los cuerpos sutiles de la mente , las mentes positivas, negativas y neutrales. Un punto importante para mi es cómo entender que solo porque un pensamiento entra en mi cerebro, no es necesariamente la verdad; ¿Cómo usar mi mente para determinar qué lo es y qué no lo es. Un aspecto muy importante de esto es preguntarse a uno mismo “¿es esta la verdad?”… y entonces nuevamente volverse a preguntar “¿estoy absolutamente seguro de que esta es la verdad?”… Es importante para mí enfrentarme a esa pregunta sin reaccionar de forma impulsiva, ya que esto puede no funcionar y puede no darnos los mejores resultados.

Pregunta para hacer deberes en casa: ¿quién sería yo si no tuviese mi historia?

Menú