Recetas saludables de Cal Reiet – “Crema de guisantes de primavera, ricotta de almendras, hojas de hierbabuena, semillas y brotes tiernos”.

Volvemos a la cocina para compartir una receta saludable que siempre es una buena opción para sorprender a tus invitados: crema de guisantes de primavera, ricotta de almendras, hojas de hierbabuena, semillas y brotes tiernos.

Ingredientes

Para la crema:

1 taza de guisantes frescos pelados
1 cebolla blanca
1 diente de ajo
1 taza de Caldo vegetal
1/2 taza de crema de coco
5 hojas de hierbabuena
Sal a Gusto

Para la ricota de almendras:

1 taza de almendras remojadas 1 noche
4 tazas de agua mineral
1/4 taza de zumo de limón
Sal a gusto
Hierbas frescas: Eneldo – Cebollino – Oregano – Cilantro
Aceite extra virgen

Otros a la hora de emplatar:

Brotes tiernos de guisantes
Semillas activadas y tostadas (calabaza – sésamo – girasol)
Brotes tiernos de hierbas aromáticas finas: Eneldo – hierbabuena – cebollino
AOVE

Preparación: 

  1. Pelamos y cortamos la cebolla junto con el ajo, llevamos a una olla con un poquito de aceite neutro. A fuego medio, sudamos con una pizca de sal, hasta lograr ablandar ambos ingredientes.
    Agregamos las hojas de menta y continuamos cocinando 5 minutos más.
    Incorporamos los guisantes y cocinamos por 3 minutos junto con el ajo, la cebolla y la hierbabuena.
    Incorporaremos el caldo previamente caliente y cocinamos por 5 minutos a ebullición.
    Incorporamos la crema de coco, cocinamos 2 minutos más y retiramos del fuego.
    Utilizaremos un robot de cocina, para triturar la preparación, hasta volver una crema muy lisa y homogénea. Rectificaremos de sal y pimienta, un chorrito de Aceite de oliva virgen extra y unas hojas más de hierbabuena a gusto.
    Reservaremos.
    (Es mejor enfriar rápido esta crema si no la serviremos inmediatamente, para conservar mejor todo el color verde primaveral de los guisantes).
  2. Para realizar la ricota de almendras, primero realizaremos la leche en un robot de cocina, triturando las almendras previamente remojadas de la noche anterior, con el agua mineral bien fría. Colaremos la leche por un colador de malla bien frio.
    Reservaremos la pulpa para otras preparaciones (crackers – Cookies – Etc.), Con la leche resultante, la llevaremos en una olla al fuego bajo, para calentar hasta llegar a los 80
    Grados centígrados aproximadamente. En ese momento, agregaremos el zumo de limón y dejaremos reposar fuera del fuego. Una vez la leche templada y separada la parte acuosa y la parte grasa, volveremos al colar con un colador de malla fina, pero esta vez forrada una tela fina para quesos o similar. Dejaremos decantar bien el líquido en la nevera por una noche. Al día siguiente, tomaremos la picota resultante bien escurrida y la condimentaremos con las hierbas picadas a gusto, el aceite de oliva extra virgen, sal, pimienta y si fuera de nuestro agrado podemos agregar especies, ralladura de cítricos, etc. Reservaremos en nevera hasta usar. ¡Esta receta tiene múltiples usos!
  3. Para finalizar, calentaremos la crema (también se puede servir fría), y dispondremos en el plato unas cucharadas pequeñas de nuestra ricota vegana, brotes de hierbas frescas y finas, los brotes tiernos de guisantes, semillas a gusto para dar una textura crujiente al conjunto, aceite de oliva extra virgen y finalizamos con la crema de guisantes.
Menú