Cambios

El precursor del cambio en mi experiencia es la resistencia. Y me encanta. Me obliga a mirar más de cerca y a prepararme para lo que dejo ir y hacer espacio y luego dar la bienvenida a lo ‘nuevo’. Tomé este artículo como una invitación para mirar el estado del mundo y mi propia resistencia a este cambio inmanente.

Ser parte de estos tiempos de cambios es doloroso para mí, es preocupante y abrumador. Un día, particularmente triste por los incendios interminables y las pérdidas de tantas formas de vida, recordé que muchos han estado aquí antes que nosotros y muchos han dejado de estar.

Esta ciudad donde vivo, alguna vez fue un bosque habitado por especies que han sido olvidadas hace mucho tiempo y las formas de vida que nosotros vivimos aquí ahora, no podemos recordar. Los osos se han desvanecido, los lobos acaban de regresar y muchos desean que nunca hubiesen vuelto. Muy pocos están intrigados por nuestros ancestros lejanos, aquellos que vivieron en estos bosques desaparecidos junto con muchos dioses, rituales y pociones. Había druidas y sabios, curanderos y brujas, y todos sabemos de sus desafortunados destinos.

Todo esto está tan lejos, tan profundamente enterrado en la inconsciencia y bajo las muchas adaptaciones nuevas que nuestra especie ha experimentado desde entonces, mi generación y las que están antes que yo parecen haber olvidado que alguna vez vivimos de manera diferente. ¿Y eso importa? No estoy seguro. Todo lo que sé es que estos pensamientos me han hecho sentir más compasivo hacia mi propia resistencia.

La reflexión me ha humillado para aceptar que el cambio y la transformación son parte del ciclo de la vida, una parte de la evolución y quién soy yo para decidir, cuándo y cómo se llevará a cabo. Idealmente, preferiría que el mundo físico y natural permanezca como está, ponerlo en espera y darnos tiempo para adaptarnos y hacer los cambios necesarios para que nuestras próximas 7 generaciones puedan presenciar y experimentar la vida en todas sus formas conocidas. ¿Pero depende de mí?

Sí y no. No depende de mí detener la evolución o el cambio. Pero depende de mí no interponerme en el camino, no detener el desarrollo de nuevas formas de vida y esto significa dejar de lado viejas ideas de cómo se supone que es este mundo. Requiere mucha flexibilidad y confianza, de rendición.

Este cambio es difícil para todos los que hemos caminado por esta tierra hasta ahora, tomando los océanos, los lagos y ríos, el aire fresco, los bosques antiguos y cada árbol nuevo, todos los insectos, todo el reino animal y las infinitas ofertas de la tierra por sentado. No puedo imaginar un mundo en el que todo lo que sé ahora deje de existir.

Entonces, ¿cómo puedo ser abierto y humilde acerca de este cambio inminente, cuando cada fibra de mi cuerpo duele con el dolor de la pérdida y la preocupación de no poder entender el mundo que se acerca?

Comenzaré desconectándome del pánico que solo es egoísta y que me impide responder, actuar. El cambio requiere aceptación. De la aceptación y la paz surgen el poder y la energía, el poder constructivo y la energía. Y esto es lo que se necesita. En el instante en que acepto que este cambio es simplemente lo que es, puedo concentrarme en ser más amoroso, atento y afectuoso conmigo mismo y con todo lo que me rodea. Puedo ser paciente con mi miedo y cuanto más lleno y rico me convierta en amor y aprecio, más fácil se vuelve no tomar un cambio personal.

Ahora puedo elegir proteger en lugar de defender, sentirme responsable en lugar de culpable, inspirarme en lugar de frustrarme y dar alegría en lugar de miedo. Estos pequeños cambios en nuestro pensamiento, en nuestro habla, en nuestras manifestaciones son nuestro poder.

Mi práctica diaria es descansar en la conciencia, que mi dolor es mi miedo a la pérdida, mi ira es mi impotencia para enfrentar el cambio y mi tristeza es mi profundo amor, aprecio y cuidado por todo lo que existe aquí en esta hermosa tierra conmigo.

Entonces, en lugar de luchar, amaré más ferozmente, me preocuparé más abiertamente, hablaré con más honestidad, extinguiré mis propios fuegos primero, un conflicto, una falta de conciencia a la vez. Usaré mi conocimiento y mi privilegio para apoyar todos los esfuerzos de amor y curación, mostraré compasión en lugar de ira hacia aquellos cuyos propios incendios los están quemando vivos.

¡Que este cambio te inspire!

Con amor

Charu Eliza Hermsdorf

Cofundador de DIMA Mallorca, un centro para la vida consciente
Mediador y consejero de conflictos en MediateBerlin
www.mediateberlin.com

Menú