Ceremonia

Diciembre acaba de terminar, otro mes de otro año que gira en torno a ceremonias. Es un tiempo contemplativo, un tiempo para entrar y estar con nuestros seres queridos. Un momento para frenar y reflexionar sobre nuestra vida, por lo que estamos agradecidos y por lo que podríamos mejorar. El final de otro año lleno de acontecimientos.

He tenido dificultades con ceremonias, rituales o ritos, en el pasado. He encontrado que muchas de ellos están vacías y son habituales, haciéndome sentir incómodo y fuera de lugar. A menudo sentía que tenía que conformarme con esta forma que no tenía nada que ver conmigo.

En la iglesia repetimos, nos levantamos, nos sentamos, repetimos. Tenemos rituales que han surgido a través de las religiones o las costumbres sociales, a través de la tradición y el trasfondo histórico, que están muy lejos de nuestra realidad actual.

Probablemente todos los rituales y las ceremonias inicialmente fueron prácticas cercanas al corazón de las personas, profundas con significado y oración. Entiendo y reconozco que los humanos necesitan la seguridad y la comodidad que se repite. Además de la práctica fundamental y devocional de dedicar un acto a algo más grande que nosotros mismos, como mostrar gratitud, pedir ayuda o simplemente mostrar respeto por lo que sentimos que estamos con nosotros, pero que no podemos ver.

Todo esto tiene mucho sentido para mí. Sin embargo, lo que he estado observando (y confía en mí, he estado en un gran número de ceremonias y rituales de todo tipo, culturas y religiones. Desde bodas, bendiciones, ritos de fertilidad, ritos de paso, servicios, ofrendas para los dioses, oraciones de todo tipo, ceremonias de curación, lo que sea …), es que muchas de ellas no son lo potentes que fueron en sus inicios, debido a la falta de profundidad y conocimiento de su herencia, combinada con una especie de rutina o sensacionalismo. eso parece despojarles de su profundidad.

Solo recientemente me he hecho amigo de esta forma de ofrendas en mi vida. Esto no quiere decir que sigo teniendo mis dudas con muchas ceremonias, o incluso con la mayoría de las ceremonias practicadas tradicionalmente.

Pero aquí vienen las buenas noticias 🙂

Cuando somos los iniciadores de nuestras ceremonias, digamos Navidad, por ejemplo, o la víspera de Año Nuevo, podemos ser el factor decisivo para decidir si será otra costumbre vacía o un momento sagrado y significativo en nuestras vidas.

Lo que creo, y esto obviamente podría ser diferente para ti, es que si yo aporto una intención verdadera y presencia a la mesa, con casi cualquier cosa en la vida, puede volverse ceremonial.

El simple acto de estar en algo intensamente y permitirle tocar nuestro corazón y nuestras almas puede ser una experiencia espiritual, fácilmente pudiéndose convertir en una ceremonia o tradición.

Esto no es para desacreditar las formas y convenciones que las personas han utilizado en el pasado para honrar a Dios y la tradición; esto es simplemente una invitación a no dejar que sean hábitos sin valor, sino a decidir conscientemente hacer de este particular uno sincero.

Podemos elegir cuánto de nosotros está consciente y presente y qué parte de nosotros simplemente repite movimientos por lo ‘que debería ser’.

Cada momento de cada día puede ser ceremonioso si solo le damos la debida conciencia e intención.

¿Qué tal si hacemos nuestra intención el objetivo de estos tiempos, en lugar de la forma? De esa manera, podemos mantenernos con todo lo que nos parece verdadero en lugar de inclinarnos para adaptarnos a una construcción que podría parecernos obsoleta o extraña.

Es un tiempo hermoso y devocional, especialmente si no le ponemos demasiadas restricciones. ¿Cómo te gustaría celebrar esta vez? ¿Cuáles son las oraciones y los honores que se sienten genuinos y auténticos en tu ser?

Conviértelos en el núcleo de tu tradición.

Felices vacaciones,

con amor,

Kanika

www.kanikafrings.com

Menú