Conexión – estar presentes y conectados

Creo que fue Heidegger quien nos recordó los tres hechos de nuestra existencia humana:

1. Estamos vivos
2. Somos libres
3. Estamos conectados

Estamos vivos. ¡Ahora! Esto significa que mi vida es ahora, esta es mi experiencia y tengo que vivirla. En tiempos desagradables, es muy tentador quedarse en el pasado o esperar y anticipar un futuro diferente y mejor. Ambos son inciertos. Todo lo que sabemos es que estamos vivos hoy, ahora y todos y cada uno de los momentos no se repiten; podemos vivir, podemos participar, podemos entregarnos a este Ahora.

Somos libres. Libres para tomar decisiones sobre nuestras vidas, libres para decidir cómo queremos vivir, qué queremos hacer, qué riesgos estamos dispuestos a tomar. La libertad lleva consigo la necesidad de asumir toda la responsabilidad de tu vida. Una vez que sé que soy libre, dejo de culpar a los demás por mi miseria, dejo de hacer que las circunstancias sean responsables de mis emociones.

Estamos conectados, todo Ser está conectado. Estamos conectados en el sentido más básico, de la manera más práctica. Al ser parte de la existencia, estamos conectados con todo lo que nos rodea y también entre nosotros.

En esos momentos en que te sientas alienado, solo y desconectado de todo, echa un vistazo a tu entorno inmediato. Puedes estar sentado en una silla o un sofá que alguien ha diseñado. Alguien se aseguró de que se produjera y otras cuántas personas participaron en la fabricación de la silla o de ese sofá y se encargaron de que llegase a tu casa. En el lugar en el que vives, alguien se aseguró de que saliera agua del grifo, alguien puso los cimientos de esta casa, hizo un plan, pidió los materiales, estos fueron producidos por alguien, en algún lugar, miles de manos participaron en la fabricación de tu hogar. Manos humanas.

Piensa en lo que has desayunado, tal vez una manzana. Alguien preparó la tierra, puso una semilla en la tierra, cuidó la planta hasta que fue un árbol que llevase frutos. Alguien cuidó del árbol, lo regó y lo mantuvo vivo. Alguien recogió esa manzana, tal vez alguien más la empacó, alguien se aseguró de que llegara a un supermercado, alguien la puso allí para que te la pudieras llevar y alguien recibió tu dinero a cambio.

Nos hemos acostumbrado tanto a consumir que puede ser tan fácil olvidar que todas las cosas están siendo pensadas, planificadas, organizadas, hechas, producidas, elaboradas, armadas, empaquetadas, transportadas, que las cosas están siendo creadas por personas, a menudo en grandes cantidades y con mucho esfuerzo.

Confiamos el uno en el otro. Dependemos de las personas para casi todas nuestras necesidades, todos los días. Estamos conectados.

Siendo humanos, sé que nos gusta sentirnos vistos, apreciados, respetados y cuidados. Es existencialmente importante para nosotros sentirnos conectados. Nos gusta sentir que somos parte de la familia humana y que contribuimos a esta familia. Y todos lo somos, a nuestra manera única. Estamos aquí, estamos vivos y somos libres de contribuir.

En el reconocimiento de que estamos conectados, hay un gran potencial de contribución. Al darme cuenta de que estamos conectados, radica la gratitud y el aprecio por todo lo que se me proporciona, que otros ponen a mi disposición. Especialmente en momentos como estos, en los que tenemos la oportunidad de limitar nuestras conexiones al mínimo, siento que es hora de hacer un esfuerzo especial para explorar por mí mismo cómo puedo mantenerme conectado. No tanto para los más cercanos a mí, sino más bien para aquellos que viven a mi lado con quienes no tengo una conexión personal ni íntima.

Como la mitad de nuestro rostro está oculto la mayor parte del tiempo y se nos anima a distanciarnos físicamente, lo que está disponible es la voz y por supuesto nuestros ojos. Me encuentro asegurándome de que se escuche mi “gracias” y “que tengas un buen día”. Me encuentro sonriendo a menudo bajo mi máscara y de alguna manera asegurándome de que el niño que me sonríe sepa que le estoy sonriendo. Hago un esfuerzo por mantener la calma y ser amable cuando hay tensión en el aire en una calle concurrida o en una fila. Me doy cuenta de que tengo compasión cuando me enfrento a la ira, ya que a menudo puedo sentir el miedo subyacente que la ha desencadenado.

Y el miedo es un problema importante. El miedo es uno de los temas que más se discute entre mis conocidos. A menudo, la discusión trata sobre por qué tener miedo o por qué no tener miedo. Creo que esto es algo que todos debemos descubrir por nosotros mismos, pero no podemos negar el hecho de que el miedo está presente. Si estoy conectado con mi miedo, si me he tomado el tiempo de afrontarlo, de conocerlo, de comprenderlo y de aceptarlo, me es más fácil conectar con el tuyo, aceptar el tuyo. Y esto es lo que requiere la conexión, como siempre, comienza conmigo.

Así que conectemos con nuestra sabiduría, nuestros aprendizajes y todo el conocimiento y la verdad que hemos reunido hasta ahora. Conectemos con nuestros corazones, con nuestros miedos más profundos y permitamos que surja la compasión. Dejemos que nuestro amor nos enseñe a confiar y permitámonos sentir la conexión.

Con amor

Charu Eliza Hermsdorf

Co-fundadora de DIMA Mallorca, un centro para la vida consciente
Mediadora y consejera de conflictos en MediateBerlin

Menú