Crecimiento personal – el pleno desarrollo de nuestro potencial

“Para que una semilla alcance su máxima expresión, debe deshacerse por completo. La cáscara se agrieta, su interior sale y todo cambia. Para alguien que no comprenda el crecimiento, parecería una destrucción total “.
Cynthia Ocelli

Lo primero que aparece cuando pienso en crecimiento es dolor. Para que una semilla se convierta en una flor, su cáscara debe ser destruida para producir los frutos de su potencial. Es un proceso constante de permitir que las capas de protección se desprendan. En los humanos ocurre lo mismo, las limitaciones deben ser desafiadas continuamente. Es un proceso arduo y sobre todo incómodo. Incluso en el plano físico, mientras crecemos, superamos los límites de nuestro estado actual.

Al venir a este mundo a través del vientre de nuestra madre, nos encontramos con el dolor de la separación. Nos enfrentamos a la incomodidad de la individuación. En el proceso de aprender a caminar, debemos caernos y rastrojarnos muchas veces, recibir golpes es una parte innata de ese procedimiento. Cuando nuestro cuerpo crece y se alarga, nuestro físico se encuentra en estados periódicos de incomodidad, de desproporción dolorosa, hasta que, finalmente, nuestro crecimiento se convierte una vez más en nuestra zona de confort. Y luego, seguimos. Una secuencia interminable de limitaciones desafiantes, exploración tentativa, expansión e integración, una y otra vez.

De hecho, creo (y muchos estudios psicológicos lo atestiguan) que nuestro sentido de felicidad como seres humanos está íntimamente relacionado con nuestro crecimiento. Esto puede parecer contrario a la intuición, dado que el crecimiento también causa malestar y dolor, inseguridad, miedo y muchas otras emociones y sensaciones aparentemente indeseables. Pero tiene mucho sentido cuando reconocemos que nuestro propósito innato de estar aquí, en esta tierra, en este cuerpo, viviendo con conciencia, es realizar nuestro potencial. Esta verdad está enterrada en la inteligencia intrínseca de todo lo vivo, está profundamente arraigada en cada semilla y en cada átomo y molécula de la energía que es vida.

Para mí, esta es la raíz de muchas depresiones, sensación de sinsentido, suicidio, desesperación, pérdida, etc. El hecho de que nos resistimos al crecimiento. Por supuesto que siempre crecemos, nos guste o no. Pero hemos creado una sociedad cuyos principales valores se agrupan en torno a la estabilidad y la seguridad. Proteger y adorar lo conocido, lo controlable, lo predecible, lo sólido. Esto se opone al proceso natural de crecimiento. La mayoría de las veces sofoca el despliegue espontáneo de nuestras mayores capacidades. Interfiere con el desarrollo de la resiliencia. Trabaja contra la curiosidad emergente y la confianza en lo desconocido. Aunque ahí es donde está el crecimiento y ahí radica nuestra felicidad. Quizás la felicidad sea un término demasiado genérico para describir este fenómeno vinculado a nuestro crecimiento. El cumplimiento puede ser más preciso o descriptivo. El pleno desarrollo de nuestro potencial. Un devenir. Un darse cuenta. El crecimiento es fundamental. Esencial para que prospere la vida en la tierra.

Entonces, la moraleja de la historia es: la felicidad radica en inclinarnos hacia nuestros bordes. En expandir nuestra zona de confort más allá de lo conocido y cómodo. Buscar los lugares dentro de nosotros mismos que evitamos por temor a que puedan sacudir nuestro barco estable y así producir cambios en nosotros mismos y en nuestro entorno que no podemos controlar de prever. Debemos avivar la llama en nuestro corazón que anhela “más vida”, porque lo que sabemos está durmiendo en nuestro corazón, esperando ser despertado. Todos conocemos este sentimiento. Sabemos que hay más para descubrir, experimentar de lo que parece. Cada uno de nosotros tiene un inmenso potencial en el núcleo de nuestro ser que quiere realizarse. No estamos destinados a quedarnos en forma de semillas, brotes o plántulas.

Estamos destinados a convertirnos en flores y florecer, dar los frutos que nutren esta tierra y difundir la fragancia de nuestro ser en beneficio de todos. No estamos destinados a quedarnos como semillas, escondidos en la comodidad de una cáscara protectora que claramente se vuelve más pequeña cada día. Y para que avancemos, debe romperse. Debemos ir dejando atrás poco a poco lo que hasta entonces sabíamos que era nuestra realidad y atrevernos a afrontar lo que aún está por descubrir.

Es cierto que es un riesgo. Sí, a menudo es aterrador, te hace sentir vulnerable y expuesto. Pero la alternativa es el estancamiento, que es un estado completamente antinatural para cualquier organismo vivo. Al menos a largo plazo.

No hay nada de malo en las fases de descanso, integración e hibernación, por supuesto. Pero no estamos destinados a quedarnos allí, dormidos, atentos a nuestro tiempo, esperando no ser afectados por los imprevistos de la vida si tan solo planeamos, evitamos y controlamos lo desconocido.

Debemos dar la bienvenida al cambio cuando está llamando a nuestra puerta. Bloquearnos o hacer oídos sordos a los golpes nos resultará contraproducente con el tiempo.

Qué aventura es entregarnos al crecimiento. Vamos a disfrutar del viaje.

Con amor,
Kanika Frings

www.dimamallorca.com

Co-Founder – DIMA Mallorca, Centre for Consious Living

www.kanikafrings.com

Holistic Counsellor

Menú