La comunidad y la importancia de relacionarse – DIMA Mallorca

Durante este último año, en el que han cambiado tantas cosas para mí y para todos nosotros en el exterior, también han cambiado muchas cosas para mí en el interior.
Mientras algunos esperan que las cosas vuelvan a la “normalidad”, yo confío en que la mayoría ha empezado a reflexionar sobre si es posible un “regreso” y, si lo es, ¿es la antigua “normalidad” realmente lo que quiero?

Al principio de este cambio, con los primeros cierres y las distracciones externas limitadas al mínimo, disfruté del ritmo más lento de las cosas, de volver a encontrar mi propio ritmo y de la sensación de quietud que se instaló en mi interior. De repente había tiempo disponible, tiempo para pintar, para escribir, para pensar, para sentarse, para sentir. Toda la atención que se había ido hacia afuera, ahora se iba hacia adentro. Empecé a sentirme descansada y muy en contacto conmigo misma.

Después de este largo tiempo de adaptación continua a la nueva normalidad, he observado en mí y en los demás un creciente anhelo de conectar y estar con los demás y, al mismo tiempo, una sensación de reticencia a hacerlo realmente. Muchos prefieren ahora trabajar desde casa en lugar de ir a la oficina teniendo que estar entre sus compañeros de trabajo. Cuando me han ofrecido la oportunidad de celebrar un seminario en línea o en directo, he optado por el zoom. Algo se ha vuelto muy cómodo con la reducción de la exposición a grupos más grandes de personas.
Creo que es una reacción muy natural a la sensación de seguridad y comodidad que puede aportar el aislamiento, simplemente no hay nadie alrededor que me perturbe en mi “yo”. La situación es más controlable y puedo evitar tensiones, desencadenantes y conflictos.

Sin embargo, no somos islas, somos seres sociales y nos necesitamos los unos a los otros para evolucionar, para ser perturbados en nuestras formas, para ser confrontados con la alteridad, inspirados por ella. Hay tantas variedades de formas de caminar por esta vida, que lo vemos en el testimonio de unos a otros.

Siendo lo que somos, estamos unidos en un anhelo de conexión y de crecimiento. Ambas cosas las adquirimos al relacionarnos. Desde mi experiencia, sólo a través de la relación.
Es al relacionarnos que nos volvemos vivos, al interactuar, al conectarnos. En este campo nos abrimos cuando nos encontramos con otras personas, podemos sentirnos molestos y provocados, podemos sentirnos inspirados, encantados y elevados. Es en la comunidad donde sentimos las múltiples facetas de nuestra humanidad y tal vez incluso la comprensión de que, de hecho, todos somos Uno.
Al exponernos a los demás, a nuestras comunidades, entramos en un espacio que no es controlable y la ilusión de seguridad es desafiada. Para mí esto es algo bueno.

Aceptar la invitación a escuchar, seguir escuchando y observar lo que se mueve en mí ante una irritación. Recordar que no hay una verdad última en esta vida, ya que cada uno está en su propio camino, en su propia experiencia. No es sólo el estar de acuerdo lo que nos mantiene conectados, es también la tensión y el no estar de acuerdo lo que nos mantiene vivos y entusiasmados por aprender de los demás y experimentar con ellos.

Es el momento de cuidar especialmente de los demás y de nutrirnos a nosotros mismos y a la comunidad, para mantenerla y que ella nos mantenga a nosotros. También es el momento de prestar especial atención a las necesidades de la comunidad, asegurándonos de que cada una de ellas sea atendida, de que nadie sea ignorado. Permitir el miedo al igual que la celebración. Para aceptar que la experiencia es diferente para cada individuo y que, sin embargo, estamos en la misma tormenta.

Encontrar el coraje y el corazón para permanecer abiertos y conscientes, para aceptar todo por lo que es en lugar de quedar demasiado atrapados en las ideas de lo correcto y lo incorrecto. Encontrar formas y ángulos para conectar, ideas que compartamos en lugar de alimentar pensamientos y sentimientos de separación y juicio.

Este puede ser un momento para conectarse más conscientemente con las comunidades de las que se forma parte y sentir y celebrar la perturbación así como el sentido de pertenencia, celebrar la conexión así como el crecimiento.

Nuestras comunidades son nuestro campo de entrenamiento para mantenernos flexibles y abiertos al futuro, un futuro que no podemos prever y no podemos controlar pero que podemos intentar co-crear juntos.

Con amor,
Charu Eliza Hermsdorf
Cofundadora de DIMA Mallorca, Un Centro para la Vida Consciente
Mediadora y consejera de conflictos en MediateBerlin
www.mediateberlin.com

Menú