La voz que nos guía

Una de mis citas favoritas de los últimos años es de Sadhguru: ‘La única manera de salir es entrar’. 

En diferentes etapas de mi vida me he dejado guiar por distintas cosas. A todos los maestros que he escuchado y las formas de medicina con las que he tratado mis dolencias y problemas, tales como plantas, meditación, aislamiento, contacto, pintura, música, baile, todo me ha hecho estar más cerca de mi.

Cada voz que nos guía desde fuera es solo un pequeño recordatorio, una intención, de despertar la conexión más plena contigo mismo/a.

En cada uno de nosotros hay un profundo saber. Una voz interna en lo más profundo de nuestro ser que simplemente sabe.

Descubrir mi propia voz guía es un trabajo que se hace año tras año y nunca deja de sorprenderte. Lo importante es que te entregues y la escuches. Durante un momento de crisis recuerdo claramente que me sentí tan perdida y sola que, a pesar de hacer un gran esfuerzo, mi voz interior permaneció en silencio.  Estaba tan distraída con lo que pasaba a mi alrededor, tan estresada por la presión que sentía que más que hacer una pausa (que es lo que realmente necesitaba), me apresuré para buscar la solución más rápida y lógica. Pagué grandes sumas de dinero para un ‘arreglo rápido’ y aprendí una lección valiosa y dolorosa.

Si la voz que me guía y está dentro mío estaba en silencio era porque necesitaba más tiempo. Necesitaba espacio, estar relajada, poder confiar y rendirse. Necesita saber que es importante.  Es voz no es tan fuerte como la voz de la razón, no ofrece argumentos lineales y su percepción no se basa en hechos. Cuando se encuentra bajo presión simplemente se esconde más y más dentro de uno mismo/a y espera a que vayamos a por ella.

Esa voz que nos guía es la única que sabe. Siempre. Su capacidad de guiarme me sorprende una y otra vez, es como si mi voz interior fuese la responsable de llevarme de una aventura a la siguiente.

A momentos me siento perdida y empiezo a dudar de su existencia, a dudar de si realmente hay algo ahí que nos guía, que estoy en camino. La voz de la razón ofrece una perspectiva, una solución racional que tiene todo el sentido del mismo. Es una voz que me pide desesperadamente que evite todo tipo de aventuras y pérdida de control, una voz que habla con tal urgencia que siento la necesidad de moverme rápido, decidir bajo presión, que no tengo tiempo de analizar y sentir nada.

Y entonces es cuando recuerdo el momento de crisis y la sensación de pérdida, dolor y desconexión que sentí.

Respiro. Permito sentir las preocupaciones, los miedos, la tensión. Permito la duda. Y respiro otra vez y hago una pausa. Me tomo mi tiempo y me relajo.

Cuando no puedo llegar a mi voz interna que hace de guía, cuando esta no está disponible, intento darme/darle más tiempo, más espacio. Evito a toda costa tomar decisiones hasta que sé que puedo tomar una decisión. Una decisión que es de acorde a mi ser, a todo lo que soy.

La belleza de la voz interior que nos guía es la libertad que conlleva y la verdad con la que habla. Independiente de todos los aspectos del exterior, esta voz no tiene miedos de perder dinero o el trabajo, no considera la necesidad de pertenecer a nada. Simplemente sabe la mejor manera para aspirar a una vida feliz.

Creo que todos sabemos lo que es el sentimiento de saber que sería mejor dejar ese trabajo, a esa pareja, ese piso, esa ciudad, etc. PERO siempre hay una larga lista de razones lógicas que nos convencen a seguir. Hasta que llega el día en el que estamos tan hartos de todo, que (por fin) nos dejamos llevar por esa voz interior y hacemos lo que sabíamos que teníamos que hacer desde hace tiempo. La paz que trae consigo el actuar en consecuencia de lo que te dice tu voz interior es la mejor recompensa. 

En estos tiempos de incertidumbre escuchar la voz que nos guía se ha convertido más fácil. Porque ahora cada vez más estamos seguros y conscientes de que el tiempo es ahora.

Con amor,

Charu Eliza Hermsdorf
Co-founder of DIMA Mallorca, A Centre for Conscious Living
Mediator and Conflict counselor at MediateBerlin
www.mediateberlin.com

Menú