Alegría

La alegría es el tema que habíamos elegido para julio de 2020 a principios de año, ya que proyectábamos un hermoso verano en Mallorca. Ahora bien, podría haber cambiado el tema de estos meses por algo más diplomático o moderado, para no ser insensible al estado aún inestable e incierto del mundo. Pero he elegido no hacerlo. Elijo abordar que la alegría puede no ser fácilmente accesible para muchos de nosotros en este momento, y aunque está siendo un bonito verano en Mallorca, seguramente no es el verano que habíamos imaginado en enero. El sentimiento de alegría suele prevalecer en ausencia de preocupación y dolor.

A menudo también está relacionado con la libertad y la ligereza, todos los cuales son estados que ahora están algo apagados, ya que una epidemia ha cautivado nuestra atención e infundido miedo y preocupación en muchos corazones. No iría tan lejos como para dar a entender que deberíamos estar más alegres a pesar de todo, pero me encantaría invitar a nuestro foco de atención a que al menos también abarque los momentos de placer intermedios.

Personalmente, he notado la gran diferencia entre centrar mi atención en las cosas que no me gustan en nuestra situación actual y las cosas por las que estoy agradecido, que podría haber dado por sentado en el pasado. Como poder volver a ir a la playa, o que mi papá me visite unos días. Reconozco lo fácil que es resistirme al cambio y resistirme a que las autoridades me digan qué hacer y demás, pero también veo cuán directamente relacionada está mi resistencia con el grado de mi sufrimiento y, por lo tanto, con la ausencia de la alegría experimentada. Es casi como si el enfoque en mi resistencia mantuviera mi atención concentrada en lo que no quiero y por lo tanto no me dejase espacio para ver toda la belleza que nos rodea.

Mallorca está volviendo a abrir lentamente sus fronteras, y si me concentro en mi frustración de tener que usar mascarillas en las calles, me olvido de la alegría de nadar en el Mediterráneo nuevamente después de 3 meses. Puedo estar exasperado por las restricciones o puedo apreciar julio en la isla sin un atasco para llegar a los lugares más hermosos.

Claro que no es lo ideal, y por mi parte, estoy agradecido cuando es posible realizar alguna planificación nuevamente y el miedo no es una línea de base para nuestro estado de ánimo colectivo, pero no quiero perderme todos los regalos que están justo frente a mi sólo porque estoy demasiado envuelto en resentir lo que está sucediendo. La alegría está ahí, aunque sea sutilmente, cuando no hay resistencia. Puede que no sea la alegría ruidosa y festiva del descuido, pero todavía está presente en las pequeñas cosas. En el olor de una flor hermosa, en el canto de los pájaros, en un helado en una plaza tranquila, en el abrazo de un amigo.

La alegría está en todas partes si no dejamos que nuestra atención sea cautivada y secuestrada por los titulares y los escenarios del día del juicio final. La verdad es que ahora mismo, aquí mismo, estamos bien. Lidiar lo mejor que podamos con circunstancias sin precedentes, lo mejor que podamos. No olvidemos estar agradecidos por lo que tenemos. Por lo que funciona. Por el cielo azul brillante.

Estamos saliendo lentamente de nuestros rincones y recovecos, más sensibles quizás, más hambrientos de alimento y conexión. Si estamos alerta lo encontraremos en todas partes, lo prometo. El mundo es un lugar tan notablemente versátil y abundante que habría que ser muy terco para no disfrutar de algunos de sus dones, incluso en una época peculiar o desafiante.

Así que aquí está la invitación: encuentra la alegría y la gratitud en las pequeñas cosas. En lo cotidiano y lo ordinario. En situaciones inesperadas y aquellas que a menudo pasan desapercibidas o se dan por sentadas. Como todo lo demás, la alegría crece cuando le prestamos atención. Podemos elegir dónde colocamos nuestra atención. Vamos a elegir sabiamente 🙂

Disfruta de un verano único y espléndido,
Con amor,
Kanika

Menú